Comunicar

Sólo creando un vínculo de conexión y empatía somos capaces de transmitir o recibir un mensaje. Encontrar otro ser que capte nuestro interés, que tenga un mensaje, justo ese que necesitamos en el momento preciso o poder leer en los ojos del receptor que tus palabras han llegado, que eres como una cura milagrosa, ese brillo en la mirada…esa conexión es un arte tan desconocido y tan necesario. El mundo necesita comunicadores de a pie y todos podemos desarrollarnos como tales. Más seres que escuchen y vean en el resto posibilidades y no carencias y capaces de sacar de todos la mejor versión.

Aprovechar

Que hacemos con el tiempo? Hay muchas opciones en el bombo. Desde sentarse a quejarse, pegarse el culo al sofá viendo Netflix, comer todo lo que se pueda, pasar tiempo con la familia, pasar tiempo sólos…hay quiénes no encuentran que hacer, o más bien no encuentran la inspiración, no hay motivación y cuando llegas a ése sentimiento lo importante es no mantenerse mucho tiempo en él. Puedes pasar por el en un momento puntual, pero hay que tener la capacidad de rechazarlo para que no quiera estar a nuestro lado, porque llega como un pensamiento, un sentimiento pasajero y se va haciendo más grande, se apodera de nuestra mente y nuestro cuerpo y una vez se instala es como un okupa al que cuesta mucho sacarse de encima. Así que estemos pendientes de nosotros, de nuestras ilusiones, de tener las dosis necesarias de cariño y amor propio, de sentir que avanzamos con pequeños pasos que fortalezcan nuestra autoestima. Aprovechemos que hay una gran cantidad de oportunidades, están ahí sólo hay que querer subirse al tren.

Y si me pongo en su lugar.

Para entender la experiencia de cliente desde un punto de vista comercial el primer mandamiento es pensar en si nosotros mismos fuésemos los clientes. No hay que hacer tampoco un esfuerzo sobrehumano, basta con pensar en nuestra última experiencia comercial, comprando una barra de pan, la última vez que entramos a un comercio o nuestra última comida en un restaurante. La experiencia de cliente se aplica a cualquier tipo de empresa, no importa lo que vendas o si tu empresa es una tienda física o un ecommerce, el contador arranca con la primera mirada. Como el amor puede ser a primera vista, puede costar un poco, pueden haber inconvenientes con detalles que den pie a una segunda oportunidad o puede ser tan malo que te den un portazo en la cara y algunas empresas aún no se dan por enteradas.Es fundamental entender que para alcanzar ese amor a primera vista, para que la experiencia tenga éxito no basta con poner al cliente en un pedestal, es una especie de cortejo donde todos los detalles cuentan. La fidelización es el resultado no de hacer todo perfecto, sino de haber llegado al corazón del cliente.